¿Qué es la Fisioterapia?

En los últimos años la fisioterapia ha experimentado un gran desarrollo, tanto en su difusión en la sociedad como en los ámbitos clínico e investigador. Por ello, esta disciplina se encuentra de manera activa en centros de salud, hospitales, mutuas, gabinetes fisioterapéuticos, clubes deportivos, residencias para la tercera edad, centros de educación especial, facultades, centros de investigación y asesoramiento a empresas, entre otros, orientando su infinidad de funciones tanto al tratamiento como a la prevención de diferentes patologías.

El fisioterapeuta, como profesional de la salud, inscrito en su correspondiente colegio profesional, y habiendo obtenido una titulación Universitaria en Fisioterapia tras un largo proceso formativo teórico y práctico está capacitado académica y legalmente para evaluar, examinar, emitir un juicio fisioterápico y tratar las diferentes dolencias de sus pacientes

Fisioterapia en Fisanis

Campos de actuación de la Fisioterapia

Los ámbitos en los que aplicamos Fisioterapia son:

  • Traumatología: lesiones de tráfico, luxaciones, cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas, esguinces, tendinopatías, latigazo cervical, fracturas, fisuras, prótesis, entre otros.
  • Neurología: ACV (accidente cerebrovascular), patologías del sistema nervioso periférico, secuelas de neurocirugía, etc.
  • Reumatología: fibromialgia, artrosis, espondilitis anquilosante, artritis reumatoide, gota, etc.
  • Lesiones deportivas: roturas fibrilares, esguinces, sobrecargas musculares, contracturas musculares, tendinopatías, bursisitis, fascitis, etc.

Herramientas de la Fisioterapia

El razonamiento clínico es el primer paso que ha de realizar el fisioterapeuta para realizar un tratamiento de calidad, ya que tras la entrevista inicial y las pruebas realizadas, llegará a una conclusión de qué pautas de tratamiento aplicar en cada caso.

Pilates en Fisanis

Terapia manual

La terapia manual es una especialidad de la fisioterapia ortopédica que se basa en el abordaje de las lesiones neuro-músculo-esqueléticas de los pacientes a través de la aplicación de técnicas manuales específicas y de gran valor terapéutico. Este tipo de terapia incluye multitud de maniobras entre las que destacan el masaje, la movilización articular, la movilización del sistema nervioso, los estiramientos musculares, etc. Para ello se emplean diferentes procedimientos, tales como: la terapia neurodinámica, contracciones isométricas dirigidas con o sin estímulo vibratorio y otros conceptos como Maitland. Mulligan o Mckenzie.

Punción seca

La técnica de punción seca o “dry needling” se basa en introducir una aguja esterilizada de acupuntura de un solo uso en el tejido a tratar, sin inyectar ningún tipo de sustancia, lo cual provoca un estímulo mecánico. De este modo, la aguja sirve de proyección de la mano del fisioterapeuta para causar un estímulo local sobre la zona dañada y una respuesta segmentaria asociada. Se incluye dentro de las llamadas técnicas de fisioterapia invasiva mediante agentes físicos y supone toda una renovación de los conceptos clásicos de la fisioterapia, creando una nueva herramienta que consigue mejores y más rápidos resultados en las lesiones más habituales en el ámbito laboral y deportivo. Está indicada para tratar puntos gatillos miofasciales que generan muchos de los dolores que refieren los pacientes. Se pueden distinguir distintos procedimientos en función de la profundidad que se aplique con la aguja.

Fibrólisis instrumenta diacutánea o “Ganchos” 

La técnica de fibrólisis diacutánea instrumental, conocida popularmente como “ganchos”, es uno de los medios que se utilizan en fisioterapia (y más frecuentemente en el ámbito deportivo) en la que, combinados al mismo tiempo con el abordaje manual se pretende dar movilidad y trabajar sobre la fibrosis que se ha formado entre los músculos, tendones, ligamentos y las envolturas que los agrupan.

El trabajo con ganchos permite mayor precisión y profundidad

Para comprender mejor el funcionamiento de esta técnica es necesario explicar que la presencia de corpúsculos irritativos interaponeuróticos y mioaponeuróticos (adherencias) en ciertas lesiones provocan una pérdida de la elasticidad del tejido conjuntivo (también llamado tejido miofascial), modificando su eficacia metabólica y alterando los mecanorreceptores (pérdida de movilidad entre fascias). Con la intención de romper o anular estas fibrosidades presentes entre dos superficies fasciales, existen diferentes curvaturas y tamaños de ganchos, lo que permite alcanzar distintas zonas anatómicas que se interponen entre la piel y la estructura a tratar. Por ello, esta maniobra permite profundizar más específicamente en el tejido. Los principales efectos tras la aplicación de esta técnica son:

  • Efecto mecánico: se eliminan las adherencias y las fibrosis en el tejido conjuntivo. Con ello se consigue un aumento del movimiento de los distintos planos tisulares.
  • Efecto circulatorio: con la aplicación de la fibrólisis se produce también una estimulación de la circulación sanguínea y linfática, que incide también en la recuperación del paciente.
  • Efecto reflejo: también existe una estimulación en el sistema nervioso. Es una técnica cada vez más utilizada por los fisioterapeutas debido a su eficacia y por ser un excelente complemento para otros procedimientos.

Su expansión como herramienta de trabajo del fisioterapeuta está asociada al mundo del deporte pero no por eso es una terapia exclusiva en este ámbito: los resultados son igual de satisfactorios en pacientes no deportistas. Por todo lo expuesto, podemos decir que la fibrólisis es una técnica compleja para la que se requiere una formación específica y de calidad que permita una aplicación correcta, además de un profundo conocimiento de la estructura anatómica del cuerpo humano.

Método McConnell

Método de valoración y tratamiento que se basa en entender la influencia de la postura en nuestra vida diaria  como causa de síntomas musculoesqueléticos y el beneficio del trabajo sobre tejidos blandos, mediante la aplicación de vendajes específicos así como su reeducación a través del control motor.

Ejercicio terapéutico y control motor. El movimiento cura: pasa a la acción

Siguiendo las últimas evidencias científicas es indispensable la aplicación de ejercicio bien pautado y controlado por parte de fisioterapeutas, para mejorar tanto el dolor como la función. En esta línea, las investigaciones han mostrado que la repetición de los ejercicios específicos que el fisioterapeuta enseña a cada paciente según su dolencia es la mejor forma de evitar recaídas y mantener un estado de salud óptimo, por lo que contar con la colaboración del paciente es fundamental.

Rehabilitación tras cirugía o inmovilización

Está ampliamente demostrado por estudios académicos que cuanto mejor sea el estado previo a la intervención médica, mejores son los resultados y más corto el periodo de recuperación. Es en esta fase pre-operatoria cuando se enseñan al paciente cuáles son ejercicios o cuidados que deben realizar tanto en las semanas previas a la intervención como en los primeros días tras la cirugía. En caso de una rehabilitación traumatológica sin cirugía pero con proceso de inmovilización, la terapia deberá empezar lo antes posible tras la retirada de la inmovilización. Pese a que no se pueda hacer una carga o movilización completa desde el primer día que se retire el material de inmovilización, se debe comenzar a trabajar la movilidad de los tejidos y  mejorar la circulación de la zona mediante distintas técnicas, lo cual servirá para acelerar el proceso natural de recuperación.

Electrotermoterapia

Tratamiento basado en la aplicación de agentes físicos con base en la electricidad y el calor.

Vendaje neuromuscular

Vendaje adhesivo con diferentes efectos, como reducción del dolor, aumento de la percepción y seguridad para mover ciertas articulaciones, etc.

Flossband

Novedosa técnica de vendaje que emplea un material elástico no adhesivo y que se aplica sobre articulaciones, músculos y fascia principalmente. Su mecanismo de actuación se basa en la acción mecánica (compresión, tracción, torsión, etc.). Está indicado para todas aquellas patologías que produzcan inflamación, alteración de movimiento y dolor, tales como esguinces, luxaciones, tendinopatías, distensiones/roturas musculares, procesos articulares, etc.